FUNDAE

En su momento, ya hicimos un análisis rápido de los datos que aparecían en el informe de FUNDAE en relación a la formación bonificada de 2020.

La cuestión recientemente hemos revisitado un artículo de FUNDAE y nos hemos fijado con más detalle en una gráfica que en su momento no le dimos la importancia que merece.

FUNDAE 2020 - Evolución de empresa formadoras y cobertura

 

 

Al hacer un análisis más detallado de los datos de empresas y participantes, hemos visto que el modelo actual de FUNDAE no funciona con debería: hay 150 millones menos de bonificación anual (comparando 2019 con 2013) y las empresas pequeñas no están aprovechando las bonificaciones.

 

Vamos a analizarlo

El dato que resalta FUNDAE es que el año pasado se redujeron en casi 40.000 las empresas que realizaron formación bonificada. En este artículo, FUNDAE hace una reflexión similar. Un 11.8% menos de empresas formadoras. Es mucha diferencia (incluso si asumimos que la pandemia es la principal culpable).

Pero el dato que más nos llama la atención es que se han «perdido» casi 180.000 empresas desde 2013. En otra escala, la empresas formadoras en 2020 equivalen a un 62% de las empresas de 2013. Y se ve una reducción continua.

 

FUNDAE 2020. Evolución de empresas formadoras y cobertura

 

En esta tabla vemos tres datos interesantes:

  1. Si tomamos como referencia 2019 (para evitar el sesgo de 2020), vemos que los participantes (no queda claro que sean personas únicas) que se han beneficiado de la formación son un 43% más que los participantes en 2013.
  2. Se han hecho menos horas (esto ya lo imaginábamos :D) y hay menos empresas formadoras.
  3. El crédito de formación se ha reducido (desde 2013 a 2019) en 150 millones de euros.

Si nos fijamos en el crédito dispuesto en 2020, desde 2013 se ha reducido en casi 200 millones. Algo significativo en un país que no presume especialmente por su competitividad. Creemos que esto se debe a tres factores:

  1. Menos empresas (pequeñas) que bonifican. Seguramente por el cambio que se implementó en 2015. Si eres una emrpesa de menos de 50 trabajadores, cuesta hacer bonificación. Tanto para la empresa que bonifica la formación, como para las empresas que se dedican a gestionar la formación bonificada.
  2. Reducción de horas por persona. Los tiempos han cambiado respecto a 2013, y las formaciones largas (más de 10 horas) ya no son operativas, ni son bien percibidas por los trabajadores. La construcción de itinerarios de formación, basados en microlearning, las videoclases, la formación online gamificada… han traido una evolución en los modelos de formación
  3. Mayor peso de formación online, que bonifica a un precio más bajo que la formación presencial.

 

Ahora hay menos empresas que en 2013.

No es correcto. Según el INE, no hay un gran incremento, pero hay un 7-8% más de empresas.

Es decir, la reducción de un 37% de empresas formadoras, no se explica por un descenso de las empresas, sino por otros motivos. Las empresas activas hacen menos formación bonificada, ergo, no ven la formación bonificada como algo interesante. Bien por costes, bien por gestión, bien por que no cubre sus necesidades. 

 

Las empresas son más pequeñas.

Si nos fijamos en los datos agregados, las empresas grandes HAN CRECIDO.

Porcentualmente incluso mucho más que las pequeñas. Las empresas de menos de 50 trabajadores crecen un promedio de un 1% (en 2015 había 1.421.881 empresas de menos de 50 trabajadores. En 2020, 1.479.324). Sin embargo, las empresas de más de 500 han crecido más de un 35% de promedio (las más grandes, casi un 70%). Es decir, no es verdad que haya un tejido empresarial basado en empresas pequeñas.

 

Hay menos trabajadores

Tampoco es cierto. La población activa es mayor a la que había en 2015 o 2016.

 

 

La formación en pequeñas empresas se ha reducido

Recuperemos el gráfico inicial. Hay menos empresas formadoras. Veamos quienes han formado menos.

 

FUNDAE 2020 - Evolución de empresa formadoras y cobertura

 

En esta relación, FUNDAE nos muestra los datos de Empresas formadoras, crédito dispuesto, número de participantes formados y horas de formación según tamaño de la empresa. Hemos creado una tabla con datos de participantes y de empresas formadoras, para ver con más detalle cual ha sido la evolución.

Podemos ver, que la formación ha subido en las empresas de más de 50 trabajadores, pero se ha estancado (y reducido significativamente) en empresas pequeñas. Es decir, aunque el número de trabajadores sean similares entre 2015 y 2019, son las empresas más grandes las que están tirando del carro de la formación bonificada. Haciendo menos horas, y reduciendo el importe total del crédito consumido.

En la tabla hemos agrupado las empresas entre 1 y 49 trabajadores, pero si se analizan los datos de empresas de menos de 10 trabajadores, los datos son áun más clarificadores, con una reducción en el número de participantes del 24%.

Datos de empresa

 

Conclusión

La formación bonificada está funcionando en empresas de más de 50 trabajadores. Seguramente porque el esfuerzo a realizar para bonificar una formación, se ve compensado con los beneficios que se obtienen. En el caso de empresas de menos de 50 trabajadores, se realiza menos formación que hace 6 años.

Se han dejado de invertir más de 150 millones, hay un mayor número de participantes (totales), pero se realizan menos horas por participante.

Creemos que FUNDAE debería hacer una reflexión sobre la normativa actual. En un entorno donde las tecnologías disruptivas cada vez tienen más presencia, tenemos que adaptar las reglas para que sea fácil y rentable hacer formación online y presencial, quizás simplificando los requisitos o aumentando la bonificación para empresas pequeñas.

Proponemos tres acciones:

  • Incrementar la bonificación online vs formación presencial. El contenido de una formación presencial de 8 horas se convierte en menos de 3 horas en formación online, porque los tiempos ya no los controla el formador, sino el propio alumno / plataforma. En presencial, 8 horas, suponen 120 euros. En online, 3 horas permiten bonificarse 22,5 euros.
  • Aumentar el importe de bonificación en empresas de menos de 50 trabajadores. De manera, que puedan compensar el coste que supone hacer formación para que pueda bonificarse.
  • Revisar los requerimientos para la formación online. Los requisitos que se solicitan actualmente están pensados para formaciones de hace 15 años, dónde el campus online era el centro y las formaciones eran más largas.  Hoy en día, los trabajadores se forman en el móvil, en juegos interactivos, a través de realidad virtual. No hay foro, o chat o mail. Porque no es necesario para una formación efectiva. Aunque en FUNDAE sigan pensando que si.

 

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>