Diseño, un término ambiguo y una profesión abstracta pero con el claro objetivo de transmitir y dar una solución. Como muchas otras cosas, el diseño, en diversas ocasiones se halla infravalorado cuando realmente resulta ser de elevada importancia y con una gran presencia en nuestra rutina diaria.

Desde que te despiertas hasta que te vas a dormir estas rodeado de elementos que han sido ideados para cumplir una función: tu teléfono, tu cama, tu ventana, tu ropa, el autobús, esa canción que suena por la radio, la radio, tu taza favorita, la oficina, la silla de la oficina… y un sinfín de elementos tangibles y no tangibles que te envuelven a ti y a cada uno de nosotros. No obstante si discrepas por un instante conmigo, te invito a cerrar los ojos y reflexionar al respecto durante unos segundos.

Bien, etimológicamente deriva del término italiano “disegno”, dibujo. Es una representación gráfica de un pensamiento que forma parte de un camino que pretende solventar un problema de forma artística, funcional y creativa.

El resultado final de cualquier tipo de diseño es tan solo la punta de un iceberg. Todo aquello que no observas es un trabajo muy laborioso de intenso de desarrollo llamado “prefiguración” que depende del contexto.

Interpreta la prefiguración como un proceso de búsqueda resolutiva. Esta búsqueda implica investigación, presentación de propuestas y descarte de las mismas. Ten en cuenta que siempre hay que estar al acecho de la mejor idea, podemos plasmarla a través de bocetos, esquemas o esbozos en cualquier tipo de soporte. Sin todo este procedimiento, esa punta del iceberg con un concepto definido, unas metáforas justificadas, una forma y funcionalidad específica, sería incapaz de mantenerse a flote.

La imagen que acabas de ver es una ilustración que el diseñador Damien Newman realizó hace unos años en una propuesta para transmitir el proceso de diseño a un cliente. Con ella refleja que, en un inicio el recorrido hasta el resultado final puede presentarse incierto y enmarañado. Sin embargo con trabajo y perseverancia al final de este proceso, se vislumbrará un ápice de luz, un punto donde radica el diseño final que contiene todo lo que deseamos.

A Newman le resultaba muy útil y desde entonces ha usado una cantidad innumerable de veces la mencionada ilustración. A mi, personalmente, me parece una maravilla.

 

Algunas de las fases que se suelen seguir para alcanzar esa idea brillante son las siguientes:

  • Investigación y búsqueda de inspiración
  • Brainstorming
  • Bocetos y descarte de borradores
  • Concepto
  • Técnicas y medios
  • Desarrollo
  • Producción final
  • Entrega final

 

Dicho de otro modo, el diseño también se puede entender como un proceso cuyo resultado no es un producto como tal, además, se presenta como una solución con belleza; belleza entendida como admiración tanto contemplativa como de uso (partiendo de la comprensión de su subjetividad).

Es posible que tras las anteriores lineas, la idea de arte ronde por tu mente y debo advertirte que es un acierto a medias. Es decir, el arte es puramente experiencial y en cambio, en el diseño prima la funcionalidad; resolver necesidades en situaciones concretas. Por esa razón comentaba que vincular el arte al diseño es un acierto a medias. No por ello es falso. El objetivo del buen diseño debería ser un cóctel perfecto de experiencia y funcionalidad.

Llegados a este punto me gustaría recomendarte tanto si eres diseñador o creativo como si no lo eres, la tan esperada propuesta de Netflix Abstract: The art of design estrenada el pasado 10 de Febrero. Se trata de una producción original donde a través de 8 episodios descubrirás el trabajo, proceso y manera de entender el diseño y ver la vida de 8 renombrados diseñadores en diferentes áreas. Una dosis de inspiración creativa y artística que no te dejará indiferente. Un viaje introspectivo a través de diferentes diseñadores hacia la inspiración, la creatividad y la constancia.

«Solucionan problemas. Marcan tendencias. Cuentan historias. Ocho iconos del diseño nos abren las puertas de su mundo»

 

El reparto de esta primera temporada de Abstract: The art of design lo componen los siguientes prestigiosos diseñadores:

La diseñadora gráfica Paula Scher:

 

El fotógrafo Platon:

 

La interiorista Ilse Crawford:

 

El diseñador de automóviles Ralph Gilles:

 

El ilustrador Christoph Niemann:

 

El diseñador de calzado de Nike Tinker Hatfield:

 

La diseñadora de escenografía Es Devlin:

 

El arquitecto Bjarke Ingels:

 

4 Comments

  1. ¿Sabrías definir qué es la creatividad?

    […] posible. Esto logra que la sociedad y la civilización humana avance. De hecho, en el post: “El diseño perfecto: experiencia y funcionalidad” ya daba unas pinceladas sobre tema, pero era en casos concretos con un objetivo funcional. Pero […]

  2. ¿Falto de inspiración? 5 ejemplos de diseño UI y UX

    […] Ante todo me gustaría aclarar,  lo siguiente: estas disciplinas se pueden aplicar en diferentes campos que abarquen el diseño y tal como te explicaba en el post El diseño perfecto: experiencia y funcionalidad:  […]

  3. ¿Falto de inspiración? 5 ejemplos de diseño UI y UX

    […] Ante todo, me gustaría aclarar lo siguiente: estas disciplinas se pueden aplicar en diferentes campos que abarquen el diseño y, tal como te explicaba en el post El diseño perfecto: experiencia y funcionalidad:  […]

  4. Sabries definir què és la creativitat?

    […] possible. Això aconsegueix que la civilització humana avanci. De fet, en el post: “El disseny perfecte: experiència i funcionalitat” ja donava unes pinzellades sobre el tema, però era en casos concrets amb un objectiu […]

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>