Hoy en día casi todos los sectores están siendo sometidos a la automatización de procesos y dependen cada vez más del análisis de datos. Como resultado, muchas empresas están reorientando sus métodos de trabajo e implementando nuevas tecnologías para seguir mejorando.

La tecnología ha empezado a tomar el lugar de trabajadores humanos, sobre todo para tareas repetitivas y administrativas.  A su vez, esto está provocando drásticos cambios en el mercado y en las ofertas de trabajo.

A pesar del miedo y a la amenaza que plantean la automatización y la Inteligencia Artificial (IA), las empresas están buscando sacar provecho de la inversión en la tecnología, lo que está llevando a una revolución de los roles dentro de las empresas. Al automatizar las tareas más básicas, los trabajadores podrán centrarse en actividades más innovadoras y de mayor valor para la empresa.

Asimismo, con la automatización y sistemas de análisis más sofisticados, las empresas empezarán a crear nuevos roles dirigidos a trabajadores expertos que dominen estas nuevas tecnologías.

Para lograr el éxito, los trabajadores modernos tendrán que adquirir nuevas habilidades. Según un estudio reciente de Capita Resourcing, 54% de los líderes en empresas cree que los departamentos de RRHH deben dedicarse más a fondo a la formación y al desarrollo de la automatización en los próximos 5 años.

Las habilidades de un trabajador moderno

Entonces, ¿cuáles son las habilidades que necesita un trabajador moderno para mantenerse actualizado?

Antes de todo, un trabajador moderno debe desarrollar su capacidad de análisis. El éxito de las tecnologías más populares siempre dependerá de cómo se utilicen y de cómo se diseñen los nuevos sistemas. Como resultado, existirá una mayor necesidad para que los trabajadores realmente entiendan problemas y puedan buscar maneras de configurar y mejorar las tecnologías. Deben entender los beneficios y las consecuencias de las diferentes opciones disponibles, y encontrar la mejor manera de dar e implementar soluciones.

Además  de esta capacidad de análisis, es fundamental saber escuchar y entender qué se necesita para tomar decisiones eficaces. Esto implica saber investigar, cuestionar y llegar al núcleo de un problema, para luego diseñar soluciones intuitivas que respondan a las necesidades de la empresa.

“Es fundamental saber escuchar y entender qué se necesita para tomar decisiones eficaces”.

Otro requisito para el trabajador moderno es desarrollar su capacidad para interpretar datos y números; cada vez más empresas dependen de personas que puedan descifrar este tipo de información. Como resultado, existirá una mayor demanda por especialistas en análisis de datos.

Como cabría esperar, esto será un foco sobretodo de los sectores técnicos, como los servicios financieros y farmacéuticos. Aunque el análisis de datos ya forme parte del perfil de otro tipo de empresas como las de marketing, otros sectores como el retail, la industria manufacturera y los servicios públicos también empezarán a usar el análisis de datos para poder entender mejor a sus clientes.

Sin embargo, no se trata solamente de adquirir nuevas habilidades. Con la introducción de las nuevas tecnologías, el trabajador moderno tendrá que adoptar una ‘mentalidad de crecimiento’.  Esto les dará mayor flexibilidad para lidiar con las constantes mejoras que se hacen a los procesos comerciales y al rápido desarrollo de la tecnología, elementos intrínsecos de una empresa digital moderna.

“Si las empresas no se atreven a experimentar, es muy probable que salgan perdiendo contra aquellas que sí buscan innovar”.

Los trabajadores deben estar más abiertos a experimentar. En muchas empresas cometer un error es visto como algo inaceptable, y puede crear una ‘cultura de la culpa’ entre trabajadores. Sin embargo, el miedo a fracasar y ser reacio a probar cosas nuevas limita nuestra creatividad; esta manera de pensar ya no encaja dentro de nuestra realidad. Si las empresas no se atreven a experimentar, es muy probable que salgan perdiendo contra aquellas que sí buscan innovar.

El departamento de RRHH puede ayudar con este aspecto, revisando el desempeño individual de cada uno. Los trabajadores no deben ser evaluados solamente por un trabajo bien hecho, sino también por el esfuerzo que hacen por querer innovar y probar nuevas ideas, productos, servicios y maneras de trabajar. Esto ayudará el desarrollo de una cultura de experimentación y de colaboración, y los trabajadores se tomarán riesgos sin pensar tanto en las consecuencias negativas.

El rol de RRHH en la formación

La expectativa de los trabajadores es que la empresa les ayudará a desarrollar nuevas habilidades a medida que sus funciones cambian y evolucionan. Esta es una expectativa tanto de los trabajadores más jóvenes como de los más experimentados. Aunque los jóvenes a menudo tengan mejores conocimientos tecnológicos, quizás no tengan la experiencia o la perspicacia empresarial de sus colegas más experimentados. Una mejor formación y asesoramiento podrían ayudar a rellenar este vacío.

El departamento de RRHH debe tener en cuenta que la formación no es simplemente un ejercicio de rellenar casillas; se trata de un proceso continuo basado en la colaboración y que da acceso inmediato a información relevante. Una sesión de formación maratónica no es necesariamente la mejor manera de dejar una huella en tus trabajadores.

Lo importante es que el aprendizaje sea relevante y adecuado al trabajo, y que refleje el comportamiento de los trabajadores dentro y fuera de la empresa. YouTube y otras redes sociales son importantes herramientas de aprendizaje que contienen una infinita cantidad de material didáctico, y que enseñan una variedad de actividades, desde remodelar tu casa hasta perfeccionar tu swing de golf.

“Apenas 39% de ‘no-directivos’ dijo que su empresa utiliza herramientas en línea y de aprendizaje colaborativo para promover el desarrollo”.

RRHH debe adaptar la formación y desarrollar sistemas que respondan a las expectativas de los trabajadores y que permitan realizar la formación de manera eficaz. Sin embargo, aún queda mucho por hacer: apenas 39% de los ‘no-directivos’ entrevistados por Oracle dijo que su empresa utiliza herramientas en línea y de aprendizaje colaborativo para promover el desarrollo.

Las nuevas tecnologías deben servir también para democratizar la formación en la empresa. Al optar por plataformas colaborativas y de módulos de formación a la medida, se puede garantizar un alto nivel de calidad de formación para todos y no solamente los directivos.

Las herramientas de realidad virtual también tienen un enorme potencial para mejorar el aprendizaje y el desempeño de los trabajadores. Por ejemplo, pueden ayudar a que desarrollen sus habilidades para hablar con clientes, para hacer pitches o para hablar en público usando simulaciones de situaciones que sean relevantes, con diferentes públicos y reacciones.

Al implementar estas nuevas metodologías y sistemas de formación, RRHH podrá ofrecer el apoyo necesario para que los trabajadores desarrollen las funciones que sus puestos requieren.  Las empresas tendrán las habilidades que necesiten para consolidar los beneficios de las nuevas tecnologías y asegurar que los trabajadores se posicionen para generar negocios de mayor valor en el futuro.


Este artículo es una traducción del post original de Andy Campbell (director estratégico de HCM en Oracle), publicado el 13 de febrero de 2017 en el blog de HR Zone. Post traducido por Laura del Aguila

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>