A medida que los millennials empiezan a dominar el mercado laboral, es hora de pensar en nuevas maneras de ofrecer formación en empresas. Los millennials son la generación nacida entre 1981 y 1999 y que, según PricewaterhouseCoopers, en el año 2025 compondrá el 75% de la fuerza de trabajo. En muchas empresas ya suponen el 80% del número de empleados.

En un reciente estudio realizado por Instructure, los creadores de la corporación LMS Bridge, gerentes fueron entrevistados sobre lo que buscaban al momento de contratar nuevos empleados. De los entrevistados, 54% dijeron que las nuevas contrataciones (es decir, los millennials) se consideraban apenas “algo preparados” para contribuir a la empresa de manera inmediata. Lo que plantea la siguiente pregunta: Una vez que están contratados, ¿cómo podemos trabajar con millennials para formarlos y mantenerlos interesados en su trabajo?

Se han realizado muchas investigaciones sobre cómo aprenden los millennials, y podemos resaltar tres principales características. Los millennials necesitan aprender con experiencias que les motiven y que sean interactivas. Están acostumbrados a relacionarse y a colaborar con otros usando la tecnología, pero prefieren colaborar y trabajar en equipos formados por sus pares. Para mantener su interés en el aprendizaje debemos retener su atención y ofrecer oportunidades de interacción.

Todos hemos oído las típicas quejas relacionadas con las palabras ‘formación’ y ‘desarrollo’. La buena noticia es que lo más probable es que estas quejas no provienen de los millennials. Un estudio de PricewaterhouseCoopers mostró que millennials consideran que la formación y el desarrollo son los beneficios más importantes en un trabajo. De hecho, la formación y el desarrollo excedieron en posición a los bonos en efectivo por un 300%.

En general, los millennials aprenden mejor con ayudas visuales. Esto no es de extrañar, ya que han crecido utilizando ordenadores, viendo televisión y jugando videojuegos. Aprenden de manera activa; son impulsados por la curiosidad, el descubrimiento y la exploración, y tienen cortos períodos de atención. El estudio recalcó su interés por los vídeos (y ver cómo se desarrollan diferentes situaciones), pues usan situaciones reales para mezclar actividades y resolver problemas. Un aprendizaje basado en las artes ofrece todo esto.

En un estudio reciente de Cisco sobre ejecutivos millennials, 87% dijo que los vídeos tenían un impacto importante y positivo sobre la formación corporativa. ¿Y si tomaras ese contenido en vídeo y lo transformaras en una actuación en vivo, con interacciones reales entre los personajes? ¡Los participantes podrían aprender de los consejos y de la dirección que los actores reciben, y ver cómo se desarrolla la acción y se resuelven los problemas ante sus ojos! Este tipo de interacción mantiene fresca la mente de los millennials, pues están acostumbrados cambiar constantemente de actividad.

¿Y si los participantes crearan arte con el objetivo de fijar el aprendizaje y de esta manera activar ambos lados del cerebro? Algo que los millennials hacen muy bien es aprender con varias tareas a la vez, y el arte aporta un importante apoyo visual para lo que asimilan.

Desarrollar habilidades, varias la vez, es lo que motiva a los millennials a ingresar al mercado laboral, y los temas que son de mayor interés para ellos son los de liderazgo en empresas, cómo hablar en público, desarrollar la auto-confianza y el manejo de equipos de trabajo. Afortunadamente, estos temas se adecuan bien a la formación basada en el arte.


Post traducido por Laura del Aguila

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>